domingo, 11 de agosto de 2013

Rostro de Nuestra Señora de La Luz. Obra del imaginero Luján Pérez. 1799

 
Foto:Alberto Martín Granado 

FUENTE DEL TEXTO:

 José Luján Pérez en Las Palmas de Gran Canaria. Nuestra Señora de La Luz

Recorriendo toda la geografía isleña, encontraremos un sinfin de imagenes de Luján. Las Palmas de Gran Canaria podría ser quizás, uno de los municipios más privilegiados por albergar una gran cantidad de obras de don José Luján Pérez.
Si dirigimos nuestra mirada a la península o barrio de La Isleta en Las Palmas de Gran Canaria, es notable la devoción que dicho barrio profesa a la Virgen María. Si bién, la Virgen del Carmen en el barrio de La Isleta y la Virgen de La Luz, en la zona del Puerto.

La siguiente imagen en la que nos centraremos se trata de la esbelta imagen de Nuestra Señora de La Luz, Patrona General del Puerto y Alcaldesa Mayor Perpétua de Las Palmas de Gran Canaria.
Dicha advocación mariana, hace referencia a la llegada de "La Luz" al mundo. Ella es la excelsa portadora de El Mesias, La Luz, aquel que esá destinado a dirigir nuestras vidas. Una bella advocación que en referente a nuestras tradiciones, quizás ha tenido muy poca repercusión isleña.
Hay varias hipótesis acerca del orígen de esta bella imagen de la Virgen de La Luz. Una de ellas afirma que la Virgen de La Luz, está fechada en el año 1802. Es una de las mayores imágenes devocionales de la capital grancanaria. Realizada por el insigne imaginero grancanario José Luján Pérez, se encuentra en la Iglesia de La Luz, en el Puerto de La Luz de Las Palmas de Gran Canaria. Fue realizada por encargo del capitán Don José Jacinto de Arboniés Muñiz y sirviendo como modelo la esposa de éste último, doña Josefa Gómez de Silva. Don Jacinto encargó la imagen para donarla a la parroquia.
Según Santiago Tejera y Quesada, esta bella imagen de la Virgen de La Luz data del año 1799, aunque durante muchos años estuvo fechada en el año 1802 por las similitudes que esta magnifica talla mantiene con la soberbia imagen de Nuestra Señora de Las Mercedes de Santa María de Guía (obra también de don José Luján Pérez). Fue encargada a Luján por el capitán don José de Arboníes, que fue Mayordomo de Nuestra Señora de La Luz, motivo por el cuál éste decide encargarle una nueva imagen al ilustre imaginero.
Si atendemos a las características que don José Miguel Alzola manifiesta en su libro dedicado a José Luján Pérez, se trata de "La Virgen Glorificada". Esta bella imagen aparece aclamada y se alza entre nubes, en las cuales aparecen las cabezas de varios querubines que la miran con cariño y admiración. La túnica es de color rosa en tonos oscuros y el manto azúl que lleva incorporado además, una fimbria dorada.
El maestro Luján, supo sacarle el jugo a su gubia al contemplar dicha imagen. La perfección de los pliegues del manto destacan la planicie del mismo, que se puede interpretar como una breve pausa en tiempo.
La imagen porta en su mano derecha, un bello Niño. El Niño, el Divino Infante... o lo que es lo mismo, La Luz, El Mesías..., aquel que está destinado a salvar la vida de la humanidad. Es apreciable como la cara de su Madre, que Luján supo plasmarla con una dulzura sublime, mira paciente y cariñosamente el rostro de su hijo.
Como dato a destacar, la imagen fue sometida en la década de los 80 a un proceso de restauración por el escultor Sevillano, don José Paz Vélez.
La Iglesia de Nuestra Señora de La Luz es una de las de mayor tradición en nuestra Isla de Gran Canaria, porque hay que tener en cuenta que la advocación a la Virgen de La Luz se remonta casi a los principios de la historia de Canarias y, en un tiempo, fue centro de atracción de fieles de toda la isla, como hoy lo es la Virgen del Pino, Patrona de la Diócesis de Canarias, tradición aquella que, por diversas causas, se fue perdiendo.
La iglesia de Nuestra Señora de La Luz tiene mucha historia también. En la fecha, del 7 de mayo de 1547, en sesión del Cabildo, ya se habla de la existencia de la Capellanía de Nuestra Señora de La Luz, e incluso, con anterioridad, el 24 de junio de 1478, se fija como fecha en que se dijo la primera misa oficial en Gran Canaria por aquel entonces a la Virgen de Guía, en donde hoy está la Parroquia de Nuestra Señora de La Luz, oficiada por el deán Bermúdez. El 20 de abril de 1552 se habla de la existencia de una capilla. Del año 1559 son los planos de la ermita de La Luz. El 29 de septiembre de 1900 fue erigida la ermita en parroquia y ya por esas fechas se habían comenzado las obras del templo actual, bajo el impulso del obispo Perez Muñoz y del entonces párroco López Cabezas. La iglesia que hoy existe se inauguró en 1913.
En la zona del Puerto de La Luz, esta Iglesia ha sido, una de las de mayor tradición. Advocación marinera hacia Nuestra Señora de La Luz, con las célebres fiestas de La Naval, que se celebran cada año a lo largo del mes de octubre.
En 1984, fue nombrada Alcaldesa Mayor Perpetua de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario